super-large

large

medium

small

Lighting-LED

El salto tecnológico del tungsteno al diodo semiconductor, LED, ha cambiado la forma de iluminar el mundo. Desde su descubrimiento a principios del siglo XX hasta la actualidad, el LED ha evolucionado hasta convertirse en el modelo electroluminiscente más eficiente.
Su expansión y presencia en todos los ámbitos de nuestras vidas lo convierten en el sistema de iluminación más utilizado en arquitectura, interiorismo, decoración y urbanismo. También lo encontramos en estadios y pabellones deportivos, en el entorno industrial y en la horticultura.
La eficiencia del sistema depende de la capacidad de mantener la fuente de luz en la temperatura más baja posible. Con la ayuda de los productos Aismalibar podrán gestionar y disipar el exceso de calor, afianzando la calidad de la luz y la fiabilidad de todos sus productos LED.

New call-to-action

Desde las primeras agrupaciones de ledes en 1995 hasta los actuales paquetes Power LED, afianzar la gestión térmica para garantizar la vida útil y la estabilidad del flujo luminoso, han sido objetivos prioritarios de la industria. Nuestros sustratos laminados son más pequeños y más eficaces. Además reducen los costes de producción al ofrecer la posibilidad de minimizar la utilización de ventiladores y disipadores de calor adicionales.

Los proyectos de iluminación para las smart cities del futuro dependen de la capacidad para conjugar al unísono tecnología, ecología y coste. La tecnología LED combinada con los sustratos IMS de Aismalibar refuerzan la longevidad del producto, garantizan un flujo luminoso estable, y reducen los costes de mantenimiento al aumentar sus intervalos de remplazo. Son ciudades inteligentes, iluminadas de forma sostenible, más seguras y más humanas.

En los primeros lugares donde se instaló la tecnología LED en su formato de luces de inundación, fue en los estadios y pabellones deportivos. Estos buscaban el ahorro energético y reducir los costes de electricidad asociados a la actividad deportiva en primetime. Estos sistemas de iluminación de alta potencia, que oscilan entre los 100 y los 4.000W, son muy eficientes en grandes áreas, respecto a los sistemas convencionales predecesores. En esta horquilla de potencia es básico lograr la menor resistencia térmica desde el chip al disipador de calor.

La función define la forma. Esta máxima de la Bauhaus, sumada al «menos es más» de Mies van der Rohe, puede perfectamente definir la relación entre el LED y la arquitectura. Las exigencias estéticas y funcionales de los profesionales del sector, se combinan perfectamente con las necesidades de estas edificaciones, que mediante grandes proyectos de iluminación LED, se convierten en autenticas obras de arte. Aismalibar se ocupa de la gestión térmica de estas luminarias evitando cambios en las tonalidades, la pérdida de intensidad y asegurando su vida útil programada.

Related products

    El uso de los LED como elemento decorativo ya es habitual en el entorno doméstico y residencial. Su presencia en nuestros hogares ha reducido los costes eléctricos, colaborando en la concepción de viviendas más respetuosas con el medio ambiente. Aismalibar es un referente para las productoras de luminarias, que buscan efectivos sistemas de gestión térmica para sus productos.

    Related products

      La iluminación de los espacios industriales mediante grandes luminarias LED permite la máxima rentabilidad entre coste e inversión. El coste energético de estos espacios afecta directamente a la productividad de las actividades que se desarrollan. En segmentos como la horticultura, la luz del LED es una gran aliada en los invernaderos, donde dependiendo de las exigencias del cultivo, su capacidad para producir distintos espectros de luz adaptados, favorece la fotosíntesis y el crecimiento de las plantas. El extenso portafolio de Aismalibar cubre las necesidades de gestión térmica de estas luminarias, obteniendo el máximo rendimiento del sistema y flexibilidad en el diseño.